Educar las emociones desde niños

Colores como el azul, amarillo, verde, rojo o morado son utilizados en muchas ocasiones para asociar cada uno de ellos a una emoción y así explicar a nuestros pequeños lo que estas significan. Otras veces utilizamos cuentos o películas. Y muchas otras, esa explicación viene dada según van sintiendo los niños cada emoción. No vamos mal encaminados si lo que queremos es enseñar a nuestros hijos e hijas a entender las emociones que sienten desde pequeños y que los acompañarán en su etapa más adulta. Y es que, nos guste o no, estas emociones forman parte de lo que somos, de lo que sentimos, y poco a poco, según cómo las vayamos gestionando, van a ir formando nuestra personalidad. Por eso es tan importante que aprendan a identificar cada una de ellas y, del mismo modo, que aprendan técnicas para saber digerir cada emoción y actuar en consecuencia. Cuantas más herramientas tenga un niño para gestionar correctamente sus emociones, mayor será el índice de bienestar emocional. Es por ello que términos como la autoestima, la autoconfianza, la empatía, el autocontrol y muchos otros, se verán altamente fortalecidos.

En muchas ocasiones las familias se ven desbordadas frente a situaciones de frustración, rabietas, carácter desafiante, timidez, apatía, miedos, etc. que son generadas por sus hijos e hijas. Si te ves identificado en alguno de estos casos o si simplemente quieres fortalecer la labor de gestión emocional que hacéis desde casa, os recomendamos nuestro taller de emociones.

¡Pásate a informarte si quieres descubrir más sobre nuestros talleres! Te esperamos en Avenida San Agustín, 44, Salamanca.