cuento-calma

Cuento para la calma

En el planeta Emocionete todos sus habitantes, los Emocionis, vivían plácidamente: con más o menos comodidades, pero muy felices. Cada cual se levantaba cada día a hacer sus tareas. Los Emocionis de menor edad solían ir a aprender cosas nuevas a la escuela, mientras sus papás y mamás dedicaban las horas a sus trabajos: había médicos/as, enfermeros/as, cuidadores/as, bomberos/as, policías, maestros/as, abogados/as, cajeros/as de supermercado, camareros/as, cocineros/as y un largo etcétera de puestos de trabajo. La vida transcurría sin sobresaltos, cada uno iba y venía de sus trabajos y pasaba rato en familia y con sus amigos.

Pero un buen día algo cambió, algo que no esperaban puso en jaque a todos/as los Emocionis. Se trataba de los Miedipatosos, criaturas procedentes del planeta Miedote. Estos seres habían llegado para meter miedo a los Emocionis y poner a prueba su capacidad de resistencia. Pero, sin embargo, desconocían la gran fortaleza de los Emocionis. Y es que estos cometían muchos errores, como era de esperar por cualquier habitante de cualquier otro planeta, pero eran unos seres extremadamente valientes, fuertes y luchadores. Es por ello, que no tardaron ni un segundo en enfrentarse a los Miedipatosos; y aunque el combate duró unos cuantos días y fue muy duro, nunca se rindieron. Se unieron unos con otros para hacerse más fuertes contra los del planeta Miedote. Lucharon día y noche sin descanso. Siempre se les ocurrían ideas nuevas para no tener miedo a los Miedipatosos y para mantenerlos lejos de ellos. Y así, día tras día, uniendo sus fuerzas, no dejándose vencer por el miedo y luchando sin parar con toda su valentía, es como por fin consiguieron vencerlos.

¿Qué te parecen los Emocionis? Quizá te hayas sentido identificado con ellos. Y no es para menos, los Emocionis son valientes, fuertes y luchadores como nosotros/as, los seres humanos.

Te propongo un juego para los más pequeños de la casa, léeles este pequeño relato y pídeles que enumeren todas las ideas que les surjan para no tener miedo a los Miedipatosos. Seguro que se les ocurren ideas fantásticas y divertidísimas. Y es que en estos momentos qué mejor que apelar a momentos alegres y de calma, y muchas veces son los mas pequeños los que ponen este sentido común. Esa lista les permitirá hacer algo diferente y, al mismo tiempo, serán capaces de enumerar ideas para hacer frente al miedo en estos momentos que tanta falta nos hace. Y si no se les ocurre nada, ayudadles a empezar con alguna de estas recomendaciones: escuchar música, bailar sus canciones favoritas, cantar, dibujar lo que más les guste, pintar, leer, ver la tele, hacer manualidades, jugar a juegos de mesa, hacer ejercicios sencillos de yoga con ellos/as, escribir en un diario, hacer malabares, contar chistes, ver vídeos graciosos, inventarse el baile más gracioso del mundo, hacer una receta de cocina, jugar con plastilina, ayudar a cuidar las plantas que tenemos en casa, dibujar a los personajes del cuento, disfrazarse, jugar a hacerse cosquillas, y un sin fin de cosas más que les irán surgiendo.

No olvidéis, los papás y mamás, que la calma, la prudencia, la paciencia y la responsabilidad, son la mejor de nuestras armas para vencer a nuestro “Miedipatoso del 2020”.